10 películas en las que nos enamoramos (irremediablemente) de Brad Pitt. | SOCIAL-VIPS MAGAZINE

10 películas en las que nos enamoramos (irremediablemente) de Brad Pitt.

Actor Brad Pitt poses for a portrait, on Monday, Nov. 26, 2012 in New York

 

Ahora que Brad Pitt está soltero y, puede que no entero pero sí de muy muy buen ver, podemos volver a soñar con despertar cada mañana con su cabellera rubia sobre nuestra almohada (ya, tenemos tan pocas posibilidades ahora, como hace 3 meses, como hace 3 vidas pero imaginar es una actividad gratuita y muy saludable, os la recomiendo).

Una echa la vista atrás y parece que ese ser perfecto, hercúleo, comprometido y generoso ha estado siempre en nuestras vidas y, la verdad, puede que así sea.

Muchas son las películas, los momentos, las historias y los fotogramas en los que no nos ha quedado otra opción que rendirnos a sus pies, que quererle muy fuerte y para toda la vida, que llorar bajito por esa vida junto a él que nunca tendremos y que resignarnos a que nuestras citas sean con un plasma entre medias.

He intentado recordar el momento exacto en el que pensé que era el hombre (desconocido) más maravilloso del planeta y, a pesar de tener diez opciones claras,  sólo hay una que se lleva la palma.

10. Thelma & Louise

Secador, calor, sombrero cowboy. Nada más que añadir.

thelmalouise

9. Seven

Esa escena final, ese grito desgarrado ‘What’s in the box‘ y los ojos ensangrentados de rabia y dolor hacen de esta escena una de las grandes del cine contemporáneo y que quiera consolarle largo y tendido.

seven

8. Conoces a Joe Black

Nadie (¡NADIE) come como Brad Pitt. Sus mandíbulas danzan enmarcadas en una simetría perfecta que le dan a una ganas de comer desde manteca de cacahuete hasta acelgas hervidas.

conoces-a-joe-black

7. El club de la lucha

Me declaro culpable de creer que esa hendidura que separa su torso de sus glúteos (¡qué fisna, oye!) debería ser declarada patrimonio de la humanidad.

Esa forma es al S.XXI lo que la piedad de Miguel Ángel al S.XV

el-club-de-la-lucha

6. Babel 

Sus canas, sus ojeras, sus arrugas, su suciedad siguen haciendo de este padre de familia un ser irresistible.

babel

5. Siete años en el Tíbet

O cómo ser capaz de protagonizar una película tediosa de 136 minutos y acabar por hacerla interesante.

Ese aire a Robert Reford en ‘Tal como éramos’ es completamente infalible.

siete-anos-en-el-tibet

 

4. El río de la vida

Esa sonrisa, ese pelo, esos hoyitos y esos ojos que parece que encierran a cientos de niños riendo en su interior.

el-rio-de-la-vida

3. Malditos bastardos

Da igual que saque mentón y luzca un corte de pelo propio de un futbolista en horas bajas, da igual, por mucho que se esfuerce, nunca él será del montón.

Ese Enzo Gorlomi pasará a los anales de la historia del cine.

malditos-bastardos

2. El misterioso caso de Benjamin Button 

Casi en el primer puesto: Benjamin Button. Ese hombrecillo que nace anciano y muere bebé para vivir una mediana edad así de lozana.

Ay, quién fuera camiseta blanca de algodón, ay.

 

benjamin-button

1. Leyendas de pasión

‘Siempre resultó ser demasiado tiempo’. Con esa frase, Susannah se reencuentra con el amor de su vida y, desde luego, de la vida de una generación entera: Tristan Ludlow.

Su pasión, su leyenda, sus raíces y su libertad, su fortaleza y sus debilidades, su carisma y su rebeldía, la nostalgia en sus ojos y en su gesto, hicieron que Brad Pitt viviera por siempre en el hombre con el corazón de oso.

Tristan Ludlow consiguió una cosa casi imposible, superar al actor.

leyendas-de-pasion

Y tú, ¿con cuál te quedas?

 

 

Sobre el autor

Marta Perez

Marta Perez

Me gusta (MUCHO) el queso; el moreno del primer día de playa; hablar en citas de películas; la ropa de cama blanca; beber el vino en copa de borde fino y la cerveza en vaso helado; me gusta la gente que suma, que se posiciona, que tiene opinión y brillo; me gustan las cosas bonitas y el menos es más; las camisas blancas y los olores frescos; me gusta hablar, escuchar y escribir; me gusta (muchísimo) el cine y, sobre todo, pensar que en todos los finales habrá perdices para cenar.

Deja tu comentario