Desayunar, placeres diarios | SOCIAL-VIPS MAGAZINE

Desayunar, placeres diarios

desayuno inglés

Adoro la gente a la que le gusta desayunar bien. Sin prisa, con pausa, con mimo y con ganas.

Dedicar tiempo y pensamientos a conseguir el mejor desayuno que, depende del día, puede ser dulce, salado, con café, con zumo, frugal o contundente como para sobrevivir hasta la tarde.

Hace unos meses decidí que, después de toda la semana trabajando, merecía (o no) salir a desayunar los sábados por la mañana y descubrir sitios nuevos,

Mucha gente, a juzgar por las horas a las que amanezco, lo llamaría brunchaperitivocasicomida pero yo sigo empeñada en que a la primera comida del día se le llama desayuno, independientemente de la hora a la que lo tomes.

Después de hacer una ronda de visitas y de descubrir sitios maravillosos y otros no tanto, aquí van mis cinco sitios favoritos donde mover la mandíbula y pensar en cómo encarar el fin de semana.

La Molienda.

Es una cafetería vegetariana muy chiquitina cerca de Las Ramblas.

Tiene alrededor de unas cuatro mesas en el interior y una terraza a la sombra en la parte exterior. Para mí tienen los mejores huevos pochados del mundo mundial que, junto al sándwich de aguacate y un café buenííísimo hacen de la mañana de sábado una delicia.

Foto Andre K.

Foto Andre K.

Cafè Riutort.

Nada más entrar en la calle del Carmen desde Las Ramblas te encuentras con esta cafetería que tendrá menos de un año de vida. La regenta una pareja joven que te hace sentir como en casa. Te cantan todos los platos que tienen: panes alemanes, burratas, pesto, bollería, brioches…

El café es delicioso y el zumo de naranja también.

Cafè Riutort

Cafè Vilanova, Esporlas. 

Vale, lo admito esto no es realmente un desayuno (ya, en la foto aparece una cerveza, me he delatado) pero es un sitio ideal para recordar para recordar la verdadera gastronomía mallorquina gracias a su mítico berenar de pagèspan moreno, sobrasada, camaiot, butifarrones, huevos, lomo…

Evidentemente no destacaría por su maravilloso diseño, por sus mesas sofisticadas ni su café especial pero tiene su encanto y, qué diantres, una vez al año no hace daño.

 

Cafè Vilanova

Rosevelvet Bakery

Maravilloso. Todo es maravilloso. Desde la luz que entra en esa mesa compartida en la que te dan ganas de hacer fotos a todo sin parar y colapsar Pinterest, pasando por la decoración del local -pensada y fantásticamente ejecutada- hasta lo más importante: la comida.

Dulces, salados, platos del día y muchas muchas ganas de volver.

 

Foto de Rosevelvet Bakery

Foto de Rosevelvet Bakery

Es vaixell

Un clásico.

Mar, sol, gente consciente de que es fin de semana, paseos y llonguets que empiezan con un café y puede que acaben con algo más.

Servicio atento, café bueno, llonguets riquísimos y mar a un metro. Nada puede fallar.

Es Vaixell

A pesar de haber dicho cinco, no podía acabar con otro sitio que no sea la casa de una.

Ahí donde desayunas lo que tienes, lo que puedes y, sobre todo, lo que te apetece. Con calma, con pijama y con el fin de semana tatuado en la cara y en el estómago.

Casa

 

Sobre el autor

Marta Perez

Marta Perez

Me gusta (MUCHO) el queso; el moreno del primer día de playa; hablar en citas de películas; la ropa de cama blanca; beber el vino en copa de borde fino y la cerveza en vaso helado; me gusta la gente que suma, que se posiciona, que tiene opinión y brillo; me gustan las cosas bonitas y el menos es más; las camisas blancas y los olores frescos; me gusta hablar, escuchar y escribir; me gusta (muchísimo) el cine y, sobre todo, pensar que en todos los finales habrá perdices para cenar.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.