Edu Ribas Sevilla, tasador y modelo (entrevista exclusiva) | SOCIAL-VIPS MAGAZINE

Edu Ribas Sevilla, tasador y modelo (entrevista exclusiva)

edu ribas sevilla en social-vips por esteban mercer

El mallorquín Eduardo Ribas Sevilla, perteneciente a una conocida familia de Palma ha conseguido consolidarse como uno de los tasadores de arte y antigüedades a través de su empresa Artdecorum con sede en Madrid pero que ha participado en la tasación y subastas de algunas de las casas más importantes de España. La repartición de patrimonios familiares tras una herencia o la tan traída y llevada crisis económica, han llevado a muchos a vender su patrimonio.

Tras cada venta hay una historia y si a esto sumamos un físico envidiable que le ha convertido en modelo e imagen de prestigiosas marcas de moda  y una educación refinada el resultado es inmejorable.

20160811_133231

¿Cómo se convierte uno en tasador de obras de arte y muebles antiguos,  es vocacional o una debilidad?

Estudié arquitectura en Barcelona pero no me veía ejerciendo, no era mi vocación. En cambio hice un máster de tasación de muebles antiguos y ahí descubrí mi pasión. Mis padres han tenido mucho que ver porque son coleccionistas y es ese mundo el que a mí siempre me gustó. Ocurría que no sabía qué futuro me esperaba porque acabé la carrera en el dos mil diez, con una crisis brutal en la que el mundo del arte estaba muy  tocado. Sin embargo, descubrí que la crisis favorecía la venta de muchos patrimonios que de otra manera nunca habrían salido al mercado.

No hay mal que por bien no venga….

La crisis provocó que muchos tuvieran que vender lo que habían comprado en los años de bonanza. Algo muy doloroso porque mucha gente compra desde el cariño o la pasión y cuando ha de desprenderse de una pieza lo hace también de una historia. En todo caso nuestro cliente y nuestros mayores ingresos provienen de las herencias.

¿Cómo actúan?

Nuestro papel es sencillo y complicado a la vez. Pongamos como ejemplo que muere una señora con cinco herederos. Lo que hacemos es ir a la casa, tasar los objetos y repartirlos en lotes equilibrados. Nosotros ahí somos tasadores pero también psicólogos porque entramos en la familia en un momento en el que la tensión suele ser máxima, y además se mezclan los recuerdos con las disputas entre hermanos y lo que es más curioso, ver como los parientes políticos son los que generan situaciones más difíciles es lo que más me sigue llamando la atención. El ser humano es una sorpresa continua.

¿Cómo brega con situaciones tan duras, tan delicadas para las familias?

Con mucho tacto y mucha discreción. Hay mucha tensión, muchos recuerdos.  A día de hoy no he hecho ninguna herencia en la que los herederos no estén o no acaben peleados. Es triste porque se pelean por lo más absurdo, no por el cuadro importante del bisabuelo. Se pelean por algo que en principio no quería nadie y de repente un hermano lo pide y los demás se lanzan a por ello.  Suelen ser cosas sin valor y ahí es precisamente donde sale el odio acumulado de años. Entonces llamamos a los abogados que son los que facilitan nuestro trabajo. Al fin y al cabo, suponen un momento de respiro porque no intervienen los sentimientos en las negociaciones, sólo las realidades.

10167961_10152753041025698_2156697727882458703_n

¿Cómo se ponen en contacto con ustedes?

Siempre desde la máxima discreción, y más en Mallorca donde la gente es muy reticente a que se conozcan sus intimidades. Vamos a la casa y valoramos si de verdad vale la pena una tasación profesional de lo que tienen. Si vemos que es viable hacemos un inventariado que suele durar una semana más o menos. Tasamos todo tipo de arte: cerámicas, porcelanas, plata, artes decorativas, mobiliario y pintura.  Es aquí donde aparecen las sorpresas porque mucha gente cree tener joyas de familia que en realidad no tienen más valor que el sentimental y en cambio piezas a las que no les daban ninguno son auténticos tesoros.

Las sorpresas de los clientes deben ser mayúsculas …

Sí, más ahora que el precio de las antigüedades ha bajado muchísimo. Ya nadie quiere muebles buenos. Nosotros damos un valor objetivo, no hacemos tasaciones infladas para que el cliente no se lleve sorpresas. Además trabajamos habitualmente  en un ambiente muy opaco, en ocasiones muy turbio y hay que ser muy claro y objetivo. Lo que sí hacemos es intermediar en la compra venta.

¿Qué ocurre con el patrimonio de las antiguas familias de Mallorca?

Ocurre que muchos no saben ni valoran lo que tienen. El patrimonio mobiliario y de artes decorativas que existe en Mallorca no es normal, es único con respecto a la Península e incluso otros países de Europa con gran tradición decorativa. Fuimos el centro del comercio mediterráneo durante siglos y a eso se unió la gran cantidad de familias nobles que tras la conquista fundaron casa en la isla. Tuvieron poder y mucha influencia, y lo supieron aprovechar creando espacios maravillosos de representación. En ninguna otra ciudad del mundo hay tantas casas buenas, lo que llaman palacios o Casals, aunque el calificativo sea erróneo,  pegadas unas a otras como existen todavía en Palma y en el campo de Mallorca.  El mallorquín, de todas maneras, es muy reticente a deshacerse de sus cosas de familia, sólo lo hacen en casos extremos, en situaciones de extrema necesidad.

¿Siguió la subasta de Morell?

Si, me entristeció ver precios de salida tan bajos para objetos de Ca’n Puig o del Castillo de Bendinat pero es que las casas de subasta juegan a esto, aprietan al cliente para conseguir precios atractivos de salida y aunque después en la puja puede haber sorpresas también hay piezas que se venden muy por debajo del precio real y duele. Las cómodas que antes se pagaban a precios astronómicos hoy no valen nada, no las quieren y a mí es la pieza de mobiliario que más me gusta. La cómoda viste cualquier espacio desde la simplicidad.  Para mi es indispensable una casa en la que se mezclen muebles antiguos y que cuenten una historia con modernos y funcionales. No me gustan las casas nevera.

¿Qué opina de la moda del vintage?

Soy contrario, no sólo por una cuestión estética, hablo de calidad del mueble.  Estéticamente ahora nos parecen atractivos, se han puesto de moda cuando hace muy pocos años se tiraban a la basura, pero no son buenos, son contrachapados, sin ningún interés artístico. El mundo de las antigüedades hoy lo dirigen editoriales de mucho peso que acaban mandando mucho en el mercado. Se ha abusado de este estilo vintage, hipster que pretenden vendernos como lo más y en realidad no tiene ningún interés más allá de la moda. Estamos en un punto en el que no sabemos por dónde tirar, ésa es la realidad.

Edu Ribas

¿Para usted, cómo es su casa ideal?

Soy clásico, mueble del XVIII con pintura del XVII. Luego todo mezclado con contemporáneo pero combinado siempre con sabiduría. Ahora es un buen momento para comprar mueble antiguo. En Palma hay buenos anticuarios y son fiables porque nos conocemos todos y nadie puede dar ya gato por liebre. No compensa.

Luz

¿Qué tiene el mueble mallorquín que no tengan otros?

La sobriedad que le da una elegancia única. Las casas mallorquinas son de una categoría increíble sin intención de alarde. Va con nuestro carácter. Fachadas simples e interiores sublimes como en Casa Vivot que cuando pasas por delante eres incapaz de imaginar los tesoros que esconden esas fachadas tan austeras. En otros lugares es al revés, fachadas trabajadísimas para interiores que no valen nada. Es una pena que sean tan desconocidas esas casas, aunque por otra parte también es bueno que conserven su misterio. Hay que estar muy introducido en la sociedad mallorquina para que las muestren a visitantes extraños y en ellas está  toda nuestra historia.

¿Decora bien el mallorquín actual?

No siempre lo hace bien, aunque pueda. Los de siempre siguen siendo muy simples, y los nuevos decoradores o los que les contratan se han contagiado del espíritu opulento de iroko y mármol  que no nos va en absoluto. Los nórdicos son los que mejor entienden el concepto mediterráneo del interiorismo y la arquitectura. Ellos, los suecos, nos salvarán.

Usted además es modelo…

Sí, me contactan marcas de moda a través de Instagram, pura casualidad. La verdad es que me entretiene y lo bueno es que me ha llegado en la madurez, porque si esto ocurre a los dieciocho años es peligroso, puede ser difícil de gestionar, la belleza es difícil de gestionar. Lo mejor es que las marcas me visten, eso es un gustazo, que te utilicen buenas marcas para que promociones sus artículos es un gran piropo.

Captura

Como despedida os dejo un vídeo donde Eduardo es uno de los protagonistas de la serie “Los Reyes del Empeño”, así podréis percibir su encanto y simpatía, además de su gran profesionalidad en su trabajo.

 

Esteban Mercer.

12 de agosto.

Sobre el autor

Esteban Mercer Palou

Esteban Mercer Palou

Deja tu comentario