El hombre que esculpía a los caballos | SOCIAL-VIPS MAGAZINE

El hombre que esculpía a los caballos

DSC_0012_1

Por motivos familiares, profesionales y por cosas del destino, he tenido y tengo la suerte de cruzarme en esta vida con gente muy interesante, de la que se pueden aprender muchas cosas. Eso me sucedió con mi protagonista de esta ocasión: Arthur Spronken.

Arthur Spronken (1930) es un holandés que nació en Beek, Limburgo en un entorno rural en el que los caballos tuvieron un gran protagonismo a lo largo de su vida y marcaron al artista convirtiéndose en el símbolo principal de su obra.  El caballo a dos manos, torsos fuertes, enfurecidos y llenos de energía son el tipo de escultura que caracteriza el arte que Arthur Spronken.

Arthur vivió en sus propias carnes la Segunda Guerra Mundial y con 18 años comenzó su formación artística en la escuela de Arte y Oficios de Maastricht. Ahí comenzó su desarrollo profesional y su talento comenzó a ver la luz a través de dibujos y esculturas en piedra. Tras esa formación se trasladó a Milán para estudiar en la Academia de Bellas Artes de Breda y fue pupilo de Marino Marini escultor internacionalmente conocido por sus esculturas ecuestres. En su etapa italiana, una vez más, los caballos se presentan como símbolo en la vida del artista y a su vuelta a los Países Bajos comenzó a esculpir figuras de carácter religioso.

Arthur Spronken Horse

Con los años, Spronken comenzó a trabajar el bronce y sus figuras religiosas dieron paso a gigantes caballos donde la fuerza y la pasión por la vida se veían reflejadas. En 1963, Arthur Spronken recibió el primer premio de la III Bienal Internacional de Jóvenes Artistas del Museo de Arte Moderno de la ciudad de París. Actualmente las impresionantes figuras del artista se encuentran en las ciudades más emblemáticas de Holanda e incluso hay una escultura dedicada a la familia real holandesa en el Museo del Mar en Scheveningen.

DSC_7472

Actualmente Spronken tiene una bonita finca en Sineu, en la isla de Mallorca, apartada del bullicio de la ciudad y es un lugar de desconexión y descanso, donde durante muchos años ha pasado largas temporadas y donde dedicó tiempo a su pasión, la escultura. Yo tuve mi primera toma de contacto con el artista cuando tenía escasamente 10 años y desde entonces me enamoré de su trabajo, por esa razón y gracias a su esposa Franzesca Zilstra otra gran artista y escultora pude hacerle a Arthur la siguiente entrevista:

¿En qué momento supiste que tu mundo estaba relacionado con el arte y que te querías dedicar a ello?

Cuando era pequeño, exactamente cuando tenía unos 5 años, comencé a hacer pequeñas figuras de barro y las cocía en la estufa de leña de nuestra casa. Por lo que se puede decir, que empecé a ser escultor a los 5 años.

¿Fue un camino muy duro hasta llegar donde estás?

No, la verdad que me considero una persona con mucha suerte. He tenido buena salud, una vida con amor, he sido independiente y tras la Segunda Guerra Mundial, en Holanda siempre hubo trabajo; monumentos conmemorativos de paz y libertad.

¿Cómo clasificas tu arte y cómo te clasificas como artista?

Mi arte, natural, libre y monumental. Yo como artista… Yo mismo y con mucha suerte.

¿Por qué la escultura y porqué trabajas principalmente el bronce? He leído que comenzaste con la madera…

Como he dicho antes, nací para ser escultor. Es necesario poder alimentar a nuestros hijos y demás… en bronce la producción es mayor y tienes la posibilidad de esculpir con muchas más opciones y formas… no hay límites, igual que con la madera o la piedra. Y sí, he trabajado con madera toda mi vida, incluso en tu isla, Mallorca.

Arthur Spronken trabajando en su taller

¿Qué tiene la madera que no encuentres en otros materiales como la piedra por ejemplo?

La madera, crece en la tierra durante años. Cuando entro en contacto con la madera, tenemos una cierta comunicación por medio del espíritu del árbol. Digamos que me caliento y me motivo trabajando con mis manos juntamente con el alma del árbol. Para hacerse libre en la estatua. Se trata de un verdadero diálogo sobre la vida, donde todo es belleza, amor, pérdida, tristeza y creencia.

Arthur Spronken

¿Tus esculturas salen de un bloque o las sueldas?

De las dos formas.

¿Qué tiempo tardas de media en una escultura de pequeña escala? Algo similar a lo que alguien puede tener en un salón de una casa.

El tiempo que sea necesario, en ocasiones he trabajado durante muchísimos años (incluso entre 30-40 años en una sola pieza), pero cada estatua tiene su valor y es importante no apresurarse.

Normalmente trabajo en exterior, por el tamaño de las esculturas monumentales que además tendrán su lugar en una zona exterior. Las esculturas de menos tamaño, las hacía en Finlandia donde pasábamos los veranos con mi familia en la casa de mi mujer finlandesa con quien tuve 5 hijos (4 hijas y un chico).

¿Qué representa el caballo para ti?

Mi bisabuelo (por parte de la familia de mi madre de Alemania) fue criador de caballos, eso era a lo que él se dedicaba. En cierta manera, digamos que lo llevo en los genes.

En la familia siempre tuvimos caballos; en casa de mis padres e incluso con los años yo también tuve hasta 40 ponys galeses porque son los que tienen la complexión más proporcionada y pueden estar fuera todo el año. Por lo que puedo decir que el caballo es mi modelo, mi musa…

En esta ocasión, Francesca me remarcó que el horóscopo chino de Arthur por casualidad es el caballo (1930).

Arthur Spronken Horse

Personalmente pienso que en muchas de tus figuras puedo ver reflejadas las formas de la mujer  ¿En qué te inspiras para conseguir las formas de tus caballos?

Esa es tu forma de verlo, tu punto de vista. Mis caballos tienen los traseros redondos, como el “culo” que las mujeres tendrían que tener, por supuesto!

La inspiración, la recibo de Dios… y los caballos me dan una forma de vida para poder ser yo mismo.

Arthur Spronken Horses

 ¿Si no fueras un artista… qué te hubiera gustado ser?

Bueno, un granjero, ganadero, criador de caballos o… arquitecto, pero en definitiva estoy contento con lo que soy.

Soy totalmente consciente de que tienes una casa maravillosa en Mallorca, alejada del ruido y en el campo… ¿Has trabajado alguna vez ahí?

Sí, durante los primeros 15 años de comprarla, pasábamos una larga temporada cada año, siempre durante el otoño y la primavera.

Pero ahora que viajamos en avión, cosa que odio, sólo dibujo y hago muchísimos dibujos y luego me los llevo de vuelta.

Arthur Spronken Horse

¿Has sentido la musa o la inspiración en la isla de Mallorca?

Sí por supuesto. En los árboles; en los olivos, algarrobos, almendros, en los paisajes, en el mar, pero siempre pasaba la mayor parte del tiempo en mi taller, un antiguo establo en el que tú jugabas (yo, Leticia) con los burros durante tu infancia.

¿Qué es lo que te convenció o te gustó más de Mallorca para decidir tener una casa aquí?

El fantástico clima durante la primavera y el otoño, la belleza, por supuesto no la parte turística de la isla. Además, Francesca durante su juventud pasó muchos veranos y siempre quiso encontrar una casa para nosotros y así lo hizo.

Hasta donde yo sé, tienes casas por Europa… ¿Dónde? ¿Cuáles son tus destinos favoritos y dónde sientes que está tu hogar?

Nuestro hogar, de verdad, está en Finlandia, la tierra de la que fue mi mujer, quien falleció en 1983, demasiado joven. Tenemos otra casa en Mallorca, la casa que tengo con Francesca, pero mis hijos disfrutan enormemente de estar en la Finca. Y otra en Bélgica, donde he vivido durante más de 10 años con Francesca y una más que se la compré a mi hija pero ella nunca vivió ahí, pero nosotros la conservamos porque es una casa fantástica.

Arthur Spronken Horse

 ¿Prefieres Mallorca durante el verano o el invierno?

Prefiero otoño y primavera, las navidades podrían estar fenomenal también, pero por tradición familiar y por estar todos juntos en nuestra casa de la colina.

Nuestra familia ahora es mucho más grande, 5 hijos, 5 cuñados, 1 cuñada, 11 nietos, Francesca y yo.

¿Qué dirías sobre Mallorca… Cuáles son tus sentimientos hacia esta tierra?

Una naturaleza bella, bonitas montañas y paisajes, buena arquitectura en las casas y, ¡¡una comida deliciosa!!

En nuestra Finca nos sentimos en casa, no tenemos muchos amigos porque realmente siempre hemos venido a trabajar, por lo que nunca tuvimos mucho tiempo para socializarnos. Sólo tenemos unos pocos amigos, tus padres Leticia y Mateo el vecino que siempre nos ayudó a construir lo que necesitamos, una piscina y un taller para Francesca y otro para mí.

Arthur en Mallorca

Arthur terminó su entrevista diciéndome:

“Muchísimas gracias Leticia por el interés mostrado por mis estatuas y por mi vida. Te envío mis mejores deseos para tu vida y tu futuro, y siéntete afortunada y agradecida por la vida que vives”

 

Sobre el autor

Leti Lope

Leti Lope

Comunicadora y relaciones públicas.

La mayor de mis pasiones es viajar y con ello, disfrutar de la vida en todo su esplendor. Me considero una amante de los animales y de la naturaleza, además de una persona aventurera e intrépida. Me encanta conocer nuevas culturas, descubrir lugares con encanto, mimetizarme y vivir en primera persona un sinfín de experiencias para luego poder plasmarlas, y recordar así, esos momentos que me han dejado huella.

1 Comment

  • Buenos dias, os ha dicho alguien que vuestro blog puede ser adictivo ? estoy preocupada, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y estoy muy feliz cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazos, MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

    Saludos

Deja tu comentario