El restaurante Zaranda de Fernando P. Arellano: un placer que no te deberías perder | SOCIAL-VIPS MAGAZINE

El restaurante Zaranda de Fernando P. Arellano: un placer que no te deberías perder

Restaurante Zaranda Mallorca

¿Conocéis el restaurante Zaranda? Si no es así no os preocupéis porque os lo vamos a presentar, ya que es uno de esos lugares que ningún amante de las sensaciones gastronómicas debería perderse, y esta vez no nos tenemos que ir muy lejos, ya que lo tenemos aquí mismo, en Mallorca.

El restaurante Zaranda, que acaba de conseguir su segunda Estrella Michelin, está en el estupendo enclave del Castell son Claret, a los pies de la Tramuntana.  Un lugar donde todos los detalles, tanto gastronómicos como ambientales, están cuidados al milímetro para conseguir que los comensales tengan una estupenda experiencia para todos sus sentidos.

Fernando P. Arellano, chef del restaurante Zaranda

Foto: zaranda.es

El chef del restaurante es Fernando P. Arellano, que crea cocina contemporánea con inspiración en la mesa mallorquina tradicional, con productos locales y de temporada.

Acudir a un restaurante de este nivel supone toda una experiencia. Consiguen sacar todo el potencial de nuestros sentidos porque nos enfrentan a platos únicos, cuidados y exquisitos; con elaboraciones diferentes a las que probamos en nuestro día a día.

Por eso ir a un lugar así no es sólo “ir a comer” es ir a descubrir algo nuevo, sentir nuevas sensaciones, y ese placer no nos lo deberíamos perder porque disfrutar de estas oportunidades supone una experiencia maravillosa.

Lemon, lemon, plato de Zaranda

Foto: zaranda.es

Sin embargo, tendremos que esperar un poco, porque hasta febrero de 2016 no vuelven con su actividad, este tipo de restaurantes suelen cerrar algunos meses del año porque tienen una labor creativa y de investigación importante y dedican algún tiempo sólo a ellas. Así que la visita tendrá que retrasarse un poco, pero lo bueno se hace esperar ¿no?

Sobre el autor

Rosa DC

Rosa DC

Soy de las que prefiere escuchar a hablar -me definiría en dos palabras sólo si no encuentro un gesto que las resuma-, indecisa (o no) y tímida hasta límites insospechados (que no te extrañe verme "colorá" si me pillas desprevenida cuando me saludes). Hooligan de la siesta dominguera, del banoffee, de los maratones viendo series mientras tejo y de la tortilla de mi madre. Me gusta hacer la vida fácil a los míos, que ya fuera se complica sola.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.