Vacaciones, qué hermosas sois. | SOCIAL-VIPS MAGAZINE

Vacaciones, qué hermosas sois.

Portada-vacaciones

Soy de la opinión de que las vacaciones son para disfrutarlas.

Sí, señores y señoras, esos planes de ‘podemos pintar la casa, cambiar de armario, reestructurar la cocina y poner el cajón de los papeles (TEMIDO CAJÓN DE LOS PAPELES) en orden’ nunca salen bien.

¿Por qué? Pues porque cuando estamos de vacaciones sólo queremos oír y, sobre todo, practicar dos palabras: ocio y descanso.

Las vacaciones de Semana Santa pueden parecer que campan en medio de la nada, que ni chicha ni limoná, que ni fu ni fa, que ni la emotividad familiar de la navidad ni la locura caribeña y de melenas al aire del verano pero ojo, NUNCA subestiméis estos días ‘gloriosos’ porque llegan de la mano de la primavera y ya sabéis que la sangre está cabeza para abajo y piernas para arriba.

Además, para los que os quedéis en la isla bonita, no tenéis excusa. El sol ya calienta como para empezar (em-pe-zar) a prescindir de los calcetines durante el día y como para tomar más de una (y puede que de dos) cañas al sol. No hay aglomeraciones desquiciadas y estamos rodeados de ese mar en calma que hará que cualquier plan luzca mejor.

¿Planes para estos días? Muchos y variados.

Por ejemplo, hay que celebrar cambio de horario del día 27. Porque sí, porque es ahora cuando nos acordamos de las noches cerradas a las 18 de la tarde, de salir de trabajo a tientas y de la desidia de las tardes de invierno. ¡Se acabó, reloj! Ahora toca sol y terrazas.

Buster Keaton

Desayunar con vistas. Porque hay que recrearse en esos ‘si es que vivimos en el paraíso’, ‘qué feliz sería viviendo toda la vida así’ y en el ‘el lunes no voy a trabajar’ porque por una vez en la vida será verdad.

Desayuno al sol

Celebrar, al menos una comida o una cena en casa. Porque es ser anfitrión es bonito. Porque te esfuerzas en tener la casa a punto y porque las comidas en casa con amigos se sabe cuando empiezan pero NUNCA cuando acaban y ahora, amigos, tenemos todo el tiempo del mundo.

fajitas

Proponernos, algún día (sólo algún día) levantarnos sin alarma ni prisa sólo con la luz y el hambre.

Dormir

Ver el mar y ver un atardecer. Y Sa Foradada reúne los dos planes en una sola postal.

Puesta de solComer panades, robiols y todo que puedas camuflar bajo ese ‘son fiestas’, descansar, abrir una botella de vino, hacer trayectos en coche, ver películas, empezar alguna serie, hacer comidas familiares y cenas con amigos, cocinar y comer, reposar y quemar, pasear y pensar, mirar y recargar. En definitiva, hacer todo lo que el cuerpo os pida, que no es poco.

¡Felices vacaciones!

Sobre el autor

Marta Perez

Marta Perez

Me gusta (MUCHO) el queso; el moreno del primer día de playa; hablar en citas de películas; la ropa de cama blanca; beber el vino en copa de borde fino y la cerveza en vaso helado; me gusta la gente que suma, que se posiciona, que tiene opinión y brillo; me gustan las cosas bonitas y el menos es más; las camisas blancas y los olores frescos; me gusta hablar, escuchar y escribir; me gusta (muchísimo) el cine y, sobre todo, pensar que en todos los finales habrá perdices para cenar.

1 Comment

Deja tu comentario